Hablando de «Palabras que nunca te dije»


En poco más de tres días se publicará Palabras que nunca te dije. No os voy a mentir, estoy colgando de un hilo muy finito de calma. Una tranquilidad que me está costando mantener. Me paso los días con el corazón a mil y la sensación angustiosa de no poder llenar mis pulmones de aire. Siempre me pasa igual. No importa el número de novelas que lleve publicadas, las  veces que ya he pasado por esto; es completamente visceral y escapa a mi control.
Creo que ya lo he dicho en muchas ocasiones, pero esta novela es especial para mí por muchos motivos. He disfrutado cada minuto de su escritura, hasta el punto de vivir dentro de la historia durante los meses que tardé en crearla. 
Sara y Jayden se convirtieron en dos personas muy reales para mí y aún las siento de ese modo.
Estos últimos días he contestado muchas preguntas sobre la novela. Una de las más habituales ha sido qué me llevó a escribir este libro y el porqué del cambio de registro.

Se adelanta la fecha para la salida de Palabras que nunca te dije



Tanto tiempo hablando de Palabras que nunca te dije, de las ganas de verla publicada, de lo especial que esta historia es para mí… También de lo lento que parecía pasar el tiempo hasta ese 6 de marzo que iba a salir publicada. Pues esta entrada es para contaros una noticia a ese respecto.

¡Tachán!

PALABRAS QUE NUNCA TE DIJE adelanta su publicación y estará en las librerías el próximo 20 DE FEBRERO. Y eso quiere decir que, en un mes, podré tener entre mis manos esta novela. Tocarla, olerla, abrazarla, espachurrarla contra la mejilla… Lo dejo porque empieza a sonar un poco raro.

Ayer fue el día de las sorpresas. Además del adelanto de fecha, se dio a conocer la cubierta. Aquí sí que no tengo palabras para describirla. Es preciosa, dulce, perfecta para esta historia. No me canso de mirarla y de soñar con ella, con esa imagen que tanto transmite y que tanto tiene que ver con la historia. Porque ella es Sara, la Sara que vive en mi imaginación, y ese paisaje que se entrevé es Tullia, el pueblecito lleno de encanto donde se desarrolla la novela.