Hablando de «Palabras que nunca te dije»


En poco más de tres días se publicará Palabras que nunca te dije. No os voy a mentir, estoy colgando de un hilo muy finito de calma. Una tranquilidad que me está costando mantener. Me paso los días con el corazón a mil y la sensación angustiosa de no poder llenar mis pulmones de aire. Siempre me pasa igual. No importa el número de novelas que lleve publicadas, las  veces que ya he pasado por esto; es completamente visceral y escapa a mi control.
Creo que ya lo he dicho en muchas ocasiones, pero esta novela es especial para mí por muchos motivos. He disfrutado cada minuto de su escritura, hasta el punto de vivir dentro de la historia durante los meses que tardé en crearla. 
Sara y Jayden se convirtieron en dos personas muy reales para mí y aún las siento de ese modo.
Estos últimos días he contestado muchas preguntas sobre la novela. Una de las más habituales ha sido qué me llevó a escribir este libro y el porqué del cambio de registro.



Yo me considero escritora, sin más; no escritora de esta temática o la otra. Para mí es una necesidad evolucionar y probar cosas nuevas. Tengo muchas inquietudes y ganas de experimentar y descubrir nuevas facetas en mí. Salir de mi zona de confort y arriesgarme a hacer algo diferente. Y esta novela nació de esa necesidad de cambio, de llegar más allá de mis límites y a más personas.
Dar este paso es una de las mejores cosas que he hecho y me alegro enormemente. Pero si de algo me ha servido este primer contacto con la Romántica Adulta, ha sido para darme cuenta de que apenas he notado diferencias en mi forma de narrar, o en mi estilo, si comparo esta novela con mis trabajos anteriores. No es algo de lo que haya estado pendiente mientras escribía, la verdad. Porque mientras doy forma a la novela, no suelo considerar aspectos, pautas  o características del género en el que se va a catalogar una vez acabada.  Son tan irrelevantes para mí.


Yo solo escribo, y lo único que ocupa mi cabeza en ese momento es el argumento y los personajes. Eso es lo que me ha pasado con Palabras que nunca te dije.  Esta novela está catalogada como Romántica Adulta porque cumple con una serie de características, pero para mí es la historia de Sara y Jayden, nada más. Y nada menos, porque estos personajes son increíbles. Vale, soy la madre y no puedo ser objetiva, pero es que lo son.


Jayden es hombre muy real. Un tío normal con sus defectos y virtudes. Es encantador, buena persona y cree firmemente en todo lo que hace. Es generoso y desinteresado, divertido y un poquito canalla, pero sin malicia. Tiene un trabajo por el que lo ha sacrificado todo y que, en cierto modo, ha moldeado su espíritu haciéndole ser quien es ahora. Está en un momento de su vida en el que comienza a replantearse cosas, una etapa complicada, pero ni siquiera eso logra que pierda todas esas cualidades que le hacen ser tan maravilloso y que encariñarse con él sea inevitable. ¡Y también es muy guapo y sexy!


Sara es el personaje más complejo y complicado que he creado hasta ahora. A través de ella he sentido muchas cosas que desconocía.  Es una mujer a la que solo puedes entender si te metes en su piel, hay que convertirse en ella mientras lees, sin juicios. No puedes entenderla si te adentras en su vida pensando en lo que  tú harías si estuvieras en su situación. Es su historia, con sus errores y aciertos. Es un personaje muy real, todos conocemos a alguna «Sara» en nuestro día a día. Verla crecer y evolucionar ha sido especial para mí.
Ella es dulzura y corazón. Una mujer que se casó y fue madre muy joven, cuando apenas empezaba a vivir, y lo hizo con un hombre mayor que ella con otros valores e intereses muy diferentes a los suyos. Esas diferencias han marcado su matrimonio y la propia evolución y madurez de Sara, que en el fondo sigue siendo esa niña que se casó enamorada sin saber nada de la vida. Toda esa situación la ha moldeado de un modo especial que quizá cueste entender, por eso hay que leer esta novela metiéndose en su piel y no juzgándola desde fuera.
Es una mujer increíble y muy fuerte, pero que aún no lo sabe. Es romántica, emocional y con unos valores muy arraigados. Pero ha perdido la ilusión y ha dejado de soñar. Aunque la vida le tiene reservadas unas cuantas sorpresas.


 No os puedo contar mucho más sobre ellos ni sobre la historia. Solo deciros que en  Palabras que nunca te dije os vais a encontrar con una historia muy emocional, llena de momentos inolvidables y unos personajes muy reales en un momento de su vida bastante importante.  En esta novela se habla de esperanza, de segundas oportunidades y de lo importante que es escuchar a nuestro corazón cuando debemos tomar esas decisiones que pueden cambiar nuestra vida para siempre. Y, sobre todo, hay un mensaje que para mí es importante: no hay que tener miedo a las palabras, a exponernos y desnudarnos emocionalmente, a decir lo que sentimos a aquellos que amamos. A veces esas oportunidades solo las tenemos una única vez.


Espero que os guste y la disfrutéis tanto como yo lo he hecho mientras la escribía. O al menos que os haga pasar un buen rato.







 






3 comentarios

  1. Puedes estar bien tranquila... Palabras que nunca te dije va a conquistar muchos corazones! La has descrito perfectamente, y sin duda es una historia muy especial. Para mí lo es.
    Un beso enorme! 3 días!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Ya he leído su precioso libro Palabras que nunca te dije , me encantó pues es una historia muy especial, intensa y llena de amor. Gracias por me dejar conocer Jayden y Sara!!

    ResponderEliminar
  3. He empezado a leerlo y me está encantando. Muchas gracias por escribir tan bien, no puedo parar. .....

    ResponderEliminar

Gracias por visitarme y comentar.